miércoles, 28 de octubre de 2009

BRAINDEAD, TU MADRE SE HA COMIDO A MI PERRO (BRAINDEAD) 1992



SINOPSIS: Un científico descubre en la Isla de la Calavera (la misma que usaría en King Kong), al misterioso y temido mono-rata de Sumatra, al que acompaña una terrible maldición según los nativos. El ejemplar es llevado a la Nueva Zelanda de los años 50 para su estudio. Lionel es un joven sobreprotegido por su madre, Vera, que no aprueba la relación que éste tiene con Paquita, la hija del tendero. Cuando los dos enamorados realizan una visita al zoológico, la madre de Lionel les vigila en secreto y es mordida por el extraño animal. Poco a poco, Vera se va convirtiendo en una especie de zombie, sediento de sangre que va contagiando poco a poco al que se cruza por su lado.

COMENTARIO: Qué decir a estas alturas de la obra maestra de Peter Jackson, cuando aún hacía algo interesante... Es la película más sangrienta de la historia, la que supuso un antes y un después en el cine gore, y una obra de culto sangrienta y divertida a partes iguales -además de la película gore a la que guardo más cariño-. Aquí el humor negro y la sangre se dan la mano creando una cinta que salpica al espectador hasta dejarlo empapado. El director de las antípodas venía de dirigir la genial "Bad Taste" y la psicotrónica "Meet the Feebles", así que contando con mucho más presupuesto que las anteriores (en este caso tener más presupuesto que Bad Taste no es nada difícil), realiza lo que en un principio iba a ser una coproducción con España (por eso tenemos a Diana Peñalver como Paquita), dando lugar a una orgía de sangre y tripas. Por suerte, los monstruos generados por ordenador no estaban a la orden del día -ni había capacida de hacer algo medianamente potable-, por lo que Jackson tuvo que recurrir a animatronics, stop motion, maquetas y muchas prótesis para mostrarnos su particular mundo. Los personajes son bastante pintorescos, teniendo en primer lugar a Lionel (un claro homenaje al Norman Bates de Psicosis), una madre sobreprotectora, la chica en peligro, un cura karateca, el impresentable y fiestero tío de Lionel y hasta al mismo Jackson haciendo un cameo como ayudante del embalsamador.La película si bien presenta un ritmo lento al principio, una vez que se presentan los personajes y se producen las primeras infecciones (y la deglución del perro de Paquita por la madre de Lionel), hasta que llega la fiesta del tío Les tras el funeral de la madre de Lionel, se aceleran los acontecimientos y la sangre. Las amputaciones, mordiscos, explosiones craneales y demás brutalidades se van sucediendo hasta que llega el momento en el que Lionel coge el cortacesped para acabar con todo zombie que se le cruce, aquí es donde la orgía de sangre se dispara: se dice que sólo para esta escena se usaron más de 300 litros de sangre a una velocidad de 6 litros por segundo... Tras esta brutal escena, la difunta madre hace su aparición como ser gigantesco ser medio perro, medio zombie debido a que se le inyectó lo que se pensaba que era un veneno, pero era un estimulante animal. En resumen: 30.000 litros de sangre usados en la película (de hecho Peter Jackson dice que no volverá a dirigir nada gore hasta que alguien supere Braindead), zombies, tripas, sexo entre zombies, bebe zombie, un perro devorado, pústulas mezcladas con natillas, aparatos marca "ACME", curas karatecas, una casa como la de psicosis, un monstruo final y mucha mala ostia, ¿qué más se puede pedir?, bueno, algunas tetas, pero no se puede tener todo... Esperemos que Jackson vuelva al buen camino y se deje de gilipolleces millonarias.

Para más información: http://www.imdb.com/title/tt0103873/

2 comentarios:

CARLOS SERRANO dijo...

Una obra maestra, si, aunque esté ya muy vista y ya no se pueda decir nada nuevo de ella...jejeje. Quien no quedó impactado con esta peli en su dia???

DUENDE PUNKARRA dijo...

Completamente de acuerdo contigo tio, fue mi primera o segunda peli gore cuando tenia 13 años o asi, y creo que le habre visto como 20 o 30 veces. Recuerdo que la grabe cuando la echaron en Canal + y que la cinta se recorrio medio instituto. Que recuerdos...